Los Impactos Ambientales de la Inyección Profunda en Pozos

green water dropsA pesar de que la inyección profunda en pozos tiene una larga historia, existen una serie de preocupaciones a nivel mundial con respecto a este método de disposición de residuos debido a la potencial contaminación de las aguas subterráneas  y de los acuíferos.

La inyección profunda en pozos ha sido utilizada para tratar aguas residuales así como también para la disposición de productos químicos peligrosos. El primer uso predominante en los Estados unidos fue para la disposición de la salmuera de campos petroleros – agua salada producida junto con petróleo y gas. La disposición de desechos industriales por medio de inyección profunda en pozos comenzó en la década de 1950, y se incrementó rápidamente en las décadas de 1960 y 1970.

Durante la década de 1960 se documentaron los primeros casos de contaminación de potenciales fuentes de agua potable en los Estados Unidos.

La inyección profunda en pozos no sólo es una preocupación en los Estados Unidos, sino también en economías emergentes tales como la India. Aamir Khan, escribió una columna en el Hindustan Times el 22 de Julio de 2012 en el que dijo:

El efecto de los efluentes industriales es aún más insidioso que el de las aguas residuales domésticas. […] La forma más peligrosa de esta contaminación es la que se conoce como inyección profunda en pozo – en la que las industrias con el fin de ahorrar gastos en plantas de tratamiento de efluentes– en lugar de inyectar los contaminantes profundamente en la corteza terrestre — contaminan los acuíferos que contienen agua en forma pura debajo de la superficie terrestre – la que ha sido recolectada a lo largo de varios miles de años.

“Para la industria, la inyección profunda en pozos es un recurso precioso, aunque limitado,” según un artículo en la revista de derecho ambiental Pace Environmental Law Review de 1996. “No hay tantos lugares en los que los desechos peligrosos puedan eliminarse con confianza. Muchas personas en la industria creen que un manejo correcto de la inyección profunda en pozos puede ser una herramienta útil, que ofrezca beneficios que superen a sus riesgos inherentes. Con la masa creciente de los residuos generados como resultado de la demanda de bienes de consumo de la sociedad, la inyección profunda en pozos es un método fundamental de eliminación de residuos peligrosos para la que no existe actualmente ninguna tecnología de reemplazo verdadera.”

El autor del artículo, Earle A. Herbert, agrega que:

Sin importar la tecnología de disposición de desechos que se utilice, aún bajo condiciones adecuadas, los desechos o los constituyentes de los desechos, particularmente los residuos líquidos, migran. […] Una vez que los residuos peligrosos ingresan a un cuerpo natural de agua subterránea, pueden moverse grandes distancias en forma no detectable y escondida. El destino final de tal agua contaminada puede ser un pozo de suministro de agua potable. Dado que la mitad de los ciudadanos de los Estados Unidos, y hasta el 95% de aquellos residentes en áreas rurales, utilizan a las aguas subterráneas como sus fuentes de agua potable, hay una gran preocupación por la cada vez más creciente contaminación de las aguas subterráneas debido a la disposición inadecuada de residuos.

Las posibles causas de contaminación del agua potable – aún siguiendo las normas del programa de Control de la Inyección Subterránea (UIC) de la U.S. EPA – son variadas. Estas incluyen, por ejemplo, a los movimientos de residuos ácidos hacia pozos secos o pozos activos, movimientos a través de un acuífero subterráneo resultantes de una falla mecánica, o un cambio en una línea de falla.

A pesar de estas preocupaciones ambientales actuales, las recientes prohibiciones en pozos profundos – incluyendo una en Ohio – se centraron en el peligro de terremotos más que en las potenciales ramificaciones ambientales.

Fotografía por fox_kiyo, utilizada bajo su licencia Creative Commons license.

Deja un comentario