¿Qué es la Escasez de Agua?

el bajo nivel del agua del embalse South Lake en California refleja la presión que la sequía que sufre el estado ha puesto sobre las existencias de agua.

el bajo nivel del agua del embalse South Lake en California refleja la presión que la sequía que sufre el estado ha puesto sobre las existencias de agua.

Las agudas condiciones de sequía y el agotamiento de los recursos hídricos naturales están poniendo mayor atención en lo que continúa siendo un problema mundial: la falta de acceso al agua dulce y potable para bebida y saneamiento.

La escasez de agua puede definirse como la falta de agua suficiente, o el no tener acceso a un suministro de agua segura.

Un niño ayuda a su padre a llevar recipientes con agua potable en Bangladesh. Debido a que la zona está rodeada de agua salina, la escasez de agua potable es un problema grave.

Un niño ayuda a su padre a llevar recipientes con agua potable en Bangladesh. Debido a que la zona está rodeada de agua salina, la escasez de agua potable es un problema grave.

El agua es una necesidad apremiante en muchas áreas del mundo. Esa escasez se está extendiendo debido a que el agua es necesaria para cultivar y procesar alimentos, generar energía, brindar energía a la industria con el objeto de satisfacer a una población en constante crecimiento. El cambio climático también resulta un factor clave.

El agua limpia y potable es un ingrediente esencial para llevar una vida humana sana, sin embargo 1.200 millones de personas carecen de acceso a dicha agua según recientes estimaciones del Instituto Internacional de Gestión del Agua citado en el El Agua del Mundo: Volumen 8, editado por Peter H. Gleick. Para el año 2025, dos tercios de la población del mundo podrá estar enfrentando escasez de agua, según señala la Federación Mundial de Vida Silvestre. Las existencias de agua dulce disponibles en todo el mundo continúan disminuyendo. Para el año 2030, la demanda de agua se prevé aumentará en un 40 por ciento, según informa Even Kuross, una consultora con sede en Oslo, en un artículo publicado en Fair Observer. La población mundial se estima llegará a 9 mil millones de personas, lo que ejercerá una mayor presión sobre las existencias de agua.

Escasez Física de Agua

La escasez física de agua ocurre cuando no hay suficiente agua para satisfacer la demanda. Aproximadamente el 20 por ciento de la población mundial vive actualmente con escasez física de agua, que en el Agua del Mundo: Volumen 8 se define como las áreas en las que la extracción de agua supera en un 75 por ciento los caudales de los ríos.
Otros 500 millones de personas viven en zonas “que se aproximan a la escasez física”. Esto podría ser el resultado de condiciones locales de sequía o aridez, sin embargo la distribución también desempeña un papel importante. El Proyecto Agua señala a la cuenca del río Colorado como un ejemplo “de una fuente aparentemente abundante de agua que está siendo abusada y sobre explotada, provocando una escasez física muy grave de agua hacia aguas abajo.

* Los datos fueron extraídos de El Agua del Mundo: Volumen 8. Huella promedio para el período comprendido entre 1996 y 2005, expresada en metros cúbicos por persona por año.

* Los datos fueron extraídos de El Agua del Mundo: Volumen 8. Huella promedio para el período comprendido entre 1996 y 2005, expresada en metros cúbicos por persona por año.

Economía del Agua

Hay otra causa igualmente problemática de escasez de agua, constituida por los factores económicos. El Proyecto Agua explica:

En el mundo en desarrollo, encontrar una fuente confiable de agua potable insume a menudo mucho tiempo y a la vez es un proceso muy costoso. Esto se conoce como escasez económica. Se puede encontrar agua […] simplemente se requieren más recursos para hacerlo. […] La escasez económica de agua es por lejos la forma más inquietante de la escasez de agua porque casi en su totalidad resulta de una falta de compasión y de un buen gobierno que permite que persista esta condición. La escasez económica de agua existe cuando una población no dispone de los medios económicos necesarios para utilizar una fuente adecuada de agua.

La escasez económica de agua predomina en toda África, particularmente en el África subsahariana. Se estima que 1.600 millones de personas en todo el mundo viven en zonas de escasez económica de agua, con 780 millones de personas viviendo en áreas sin servicios básicos de agua. Lo que agrava la falta de inversiones en infraestructura son los problemas políticos y étnicos. Estos continúan creciendo en número en todo el mundo y se irán volviendo más intensos a medida que el agua se convierta en un bien cada vez más escaso, escribe Brian Richter en el libro Persiguiendo el Agua: Una Guía para Pasar de la Escasez a la Sustentabilidad. Contar con suministros insuficientes de agua también puede contribuir a la inestabilidad política y económica de un país o de una región.

Presión Poblacional

Supriya Kumar del Instituto Worldwatch le contó a Voice of America que la escasez de agua continuará empeorando en todo el mundo a medida que la población mundial siga creciendo:

Más de 1.200 millones de personas están viviendo en áreas en donde hay escasez física de agua. Y casi 1.600 millones de personas enfrentan una escasez económica de agua. Y estos son números realmente extremos. Y a medida que nuestra población siga creciendo sólo habrá más problemas. Y vamos a tener que adoptar medidas verdaderamente drásticas con el objetivo de asegurar que la población tenga acceso al agua.

En el compendio bianual de información y datos respecto al agua, Gleick afirma que una cuestión clave inherente a la cuantificación del problema es que los datos no se recaban en forma confiable y consistente. Algunos de los datos con relación a las existencias y calidad del agua tienen en realidad 20 años de antigüedad. Sin datos que permitan disponer de una línea de base confiable, las autoridades no podrán abordar con efectividad determinados problemas clave.

Soluciones a la Escasez de Agua

Hay varias soluciones disponibles capaces de afrontar en forma efectiva la escasez de agua. Estas incluyen al reúso de agua, almacenamiento, manejo, conservación y numerosas tecnologías de tratamiento de agua como la desalinización. Por lo general, se deben adoptar una o más soluciones o enfoques en forma conjunta para ser eficaces, en función de si la solución es adoptada por una corporación que depende de la disponibilidad de agua o por una entidad gubernamental. El quid de la cuestión es equilibrar la oferta disponible con la demanda o consumo. Agregar agua a través del reúso o la desalinización, por ejemplo, no es una panacea. Sin una buena gestión del agua y de adecuadas estrategias para abordar la demanda, que continúa en aumento, la solución será siempre incompleta.

Veamos algunas de estas soluciones, como así también cómo y donde se están aplicando.

Recarga de Acuíferos y Aguas Subterráneas

El agua subterránea es aquella agua que se recoge por debajo de la superficie de las fisuras y grietas que presenta la tierra, y que luego se traslada hacia los acuíferos. Un acuífero es un cuerpo de suelo o roca permeable que contiene o transmite las aguas subterráneas. Generalmente, los acuíferos se llenan o recargan con el agua de lluvia o de deshielo cuando el agua fluye hacia abajo y es detenida en el momento en que llega a una roca menos permeable.

En tiempos de escasez de agua o sequía, hay poca agua disponible para rellenar o recargar en forma natural las existencias de agua subterránea, que pueden agotarse por un uso excesivo. Las extracciones de agua subterránea se han triplicado en los últimos 50 años, según estimaciones realizadas por las Naciones Unidas en el año 2012 y que se citan en El Agua del Mundo: Volumen 8. Las áreas con las extracciones de agua subterránea más importantes incluyen partes de China, India y los Estados Unidos. Aproximadamente el 67 por ciento de toda el agua retirada está destinada para uso agrícola, 22 por ciento se destina a uso doméstico y 11 por ciento a uso industrial.

En algunas áreas, incluyendo Australia y California, se está estudiando la recarga de acuíferos o de aguas subterráneas para ayudar a reforzar las existencias de agua. El proceso consiste en la inyección o infiltración del exceso de agua superficial en acuíferos subterráneos. Junto con estos proyectos, se están restaurando algunas cuencas con especies nativas en áreas de humedales para apoyar las capacidades de recarga natural de los acuíferos. El agua puede ser tratada antes de ser inyectada. Asimismo, el agua puede almacenarse bajo tierra hasta que sea necesario utilizarla.

Existen numerosas opciones disponibles para el almacenamiento de agua, incluyendo presas, lagos, embalses y otros tipos de contención del agua superficial. Los tanques también pueden utilizarse para almacenamiento temporal de agua. Almacenar el agua en la superficie presenta también una serie de inconvenientes, incluyendo la ocurrencia de inundaciones, la contaminación por causas naturales y artificiales y las pérdidas por evaporación o infiltración. La sobreexplotación de estos recursos puede significar que habrá suministros insuficientes en periodos de sequía.

Reúso de Agua y Tecnología de Descarga de Cero Líquido

Varias estrategias y enfoques interrelacionadas para el reúso de agua también pueden aliviar la escasez de agua en el caso de industrias y municipios. Estos incluyen el reciclaje y reúso de agua y el uso de sistemas de descarga de cero líquido. Cuando se utiliza agua en un sitio industrial con un sistema de circuito cerrado (el agua de la instalación es continuamente utilizada y tratada, luego es reutilizada otra vez sin ser liberada en las cloacas o descargada) generalmente se la refiere a la instalación como de descarga cero.

El agua reciclada, o regenerada puede utilizarse en una variedad de aplicaciones en las industrias, tanto dentro de las instalaciones como en la propia comunidad. Las aplicaciones típicas para el agua reciclada incluyen riego superficial de huertos y viñedos, campos de golf, riego de áreas paisajísticas y de cultivos alimentarios. Otros usos incluyen la recarga de agua subterránea, preservación o aumento de ecosistemas tales como humedales o hábitat ripario y en procesos industriales. El agua no potable puede utilizarse para la limpieza de inodoros, para el riego de jardines, lavado de vehículos y calles y otros propósitos similares.

Estos sistemas permiten que las aguas residuales, que generalmente se ven como una materia inútil y desechable, puedan convertirse en un recurso valioso. RWL Water, que cuenta con experiencia a nivel mundial en el tratamiento avanzado de agua de proceso y aguas residuales para su reutilización, ha creado sistemas para el reúso del agua por medio de diversos procesos industriales, agrícolas y municipales. Sus tecnologías de tratamiento de agua tienen la capacidad de producir agua pura y ultrapura para ser reutilizada en varias aplicaciones, incluyendo la generación de energía, embotellado de bebidas, producción de alimentos y el riego de cultivos agrícolas.

RWL Water diseñó y construyó un sistema completo de tratamiento de agua in situ, de múltiples etapas, con descarga cero de líquido para la Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi SCM, o minas de cobre de Collahuasi, en Chile. Esta explotación intensiva de minería extrae y refina los minerales de cobre y molibdeno. Los operadores buscaron tratar en forma efectiva las aguas residuales de la mina y maximizar el reúso de agua. La instalación trata 216 metros cúbicos por hora.

La industria de alimentos y bebidas también utiliza el reúso de agua y las tecnologías de descarga cero. De hecho, estas tecnologías pueden mejorar sus costos operativos así como hacer que la industria sea más resiliente en períodos de escasez de agua. En una entrevista realizada en marzo de 2012 con Food Manufacturing, Henry Charrabé, Presidente y CEO de RWL Water, explicó:

Las plantas de alimentos requieren un gran volumen de agua para procesar alimentos, limpiar los equipos y eliminar los productos de desecho. […] La enorme cantidad de aguas residuales que deben ser tratadas implica un costo muy elevado para muchos fabricantes de alimentos. Estas son las razones por las cuales el tratamiento de aguas residuales  presenta a la vez un reto y una oportunidad para los operadores de plantas de alimentos.

Una instalación de PepsiCo Frito Lay en Casa Grande, Arizona, es la primera planta de procesamiento de alimentos en Estados Unidos con capacidad de producir agua potable a partir del reúso de agua. La planta manufacturera de alimentos tipo snacks, que procesa papas y maíz, tiene un sistema de tratamiento de recuperación de agua de proceso de 2.460 metros cúbicos por día, que ha ayudado a Frito-Lay a reducir su uso de agua anual en 378.541 metros cúbicos. Su relleno sanitario en el que se vuelca menos del 1 por ciento de sus residuos, la convierte en una instalación de residuos con descarga cercana a cero.

El reúso del agua, ya sea de aguas grises o aguas recicladas — puede ayudar al ahorro de agua potable destinada a consumo humano en tiempos de escasez de agua y estrés hídrico. En Australia, por ejemplo, el uso de aguas grises ahorraría aproximadamente más de 1 trillón de litros de agua potable por año. Aunque algunos consumidores son escépticos acerca de beber agua reciclada, los defensores de tales acciones — entre ellos el fundador de Microsoft y posteriormente filántropo Bill Gates – continúan demostrando que no hay nada que temer por beber agua de este tipo, si ha sido correctamente tratada.

Desalinización

Una solución cada vez más popular a la escasez de agua dulce es tratar las fuentes de agua salobre o salina por medio de un proceso conocido como desalación o desalinización Este proceso puede tratar agua salada proveniente del océano o de las aguas subterráneas que contienen concentraciones de sal que las hacen no aptas para el consumo humano. Se define al agua dulce, como aquella agua con un contenido de sal menor a 1.000 ppm. Por su parte, el agua altamente salina contiene entre 10.000 ppm y 35.000 ppm de sal.

Muchos países están aumentando sus inversiones en proyectos de desalinización para contar con fuentes de agua, nuevas y más confiables, con el objeto de satisfacer el aumento de la demanda, muchas veces con características explosivas. Estos incluyen a los Emiratos Árabes Unidos, a los países con suministros limitados de agua disponibles tales como Chipre y a áreas de escasez de agua en los Estados Unidos. Se estima que hay aproximadamente 16.000 plantas desalinizadoras en funcionamiento en el mundo, las mayores de las cuales se encuentran en Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos e Israel.

En los Emiratos Árabes Unidos, por ejemplo, la demanda de agua se estima se duplicará entre 2011 y 2020. La mayor parte de la demanda está siendo satisfecha por medio de la desalinización, con un costo aproximado de USD 3,27 millones de dólares. Según informaciones recogidas, Abu Dhabi produjo 650 millones de galones de agua por día durante el año 2011.

La Autoridad para el Desarrollo de Chipre ha construido varias plantas en el país para hacer frente a la escasez de agua, incluyendo tres plantas construidas por RWL Water. Dos de ellas producen un total de 32.000 metros cúbicos de agua por día, mientras que la Planta Episkopi de tratamiento por ósmosis inversa de agua de mar con una capacidad de 50.000 metros cúbicos presta servicios a la población de Limassol.

Por desgracia, la desalinización depende en gran medida de instalaciones fijas las que a su vez son grandes consumidoras de energía. Masdar, por ejemplo, estima que la desalinización de agua de mar requiere unas 10 veces más energía que la necesaria para bombear agua desde un pozo.

Sin embargo hay muchas soluciones disponibles para superar estos obstáculos convencionales. Las instalaciones de desalinización más grandes pueden diseñarse, por ejemplo, e incluir en su interior una planta de cogeneración, es decir una fuente de energía más verde para el tratamiento. RWL Water ya está suministrando soluciones accesibles. Sus plantas de desalinización a escala completa con diseño y fabricación personalizadas y de tecnología de avanzada cuentan con capacidades de suministro de 20.000 a 100.000 metros cúbicos por día. También provee plantas de tratamiento de agua en contenedores modulares para el sector municipal. Hay disponibles varias opciones de financiamiento — incluyendo arrendamientos, asociaciones del tipo construir-operar-transferir, y sociedades público-privadas — disponibles para éstas y otras instalaciones de tratamiento de agua.

Gestión del Agua

La administración de los recursos hídricos por medio de políticas y regulaciones existentes es una ciencia y arte conocido como gestión del agua. La gestión del agua pretende abordar todos los desafíos relacionados con el agua, incluyendo la gestión de los recursos hídricos, el reúso del agua, y la legislación sobre los derechos del agua, entre otros. Trata los efectos producidos por todo tipo de eventos naturales o por intervenciones humanas sobre los recursos hídricos naturales tales como el embalsado o el dragado para influir sobre el caudal de un río. También busca abordar los efectos a largo plazo y acumulativos de las decisiones sobre política de recursos hídricos que afectan a la economía, a las instituciones y al medio ambiente. Esto puede realizarse a través del desarrollo de políticas respecto a los suministros de agua, a la contaminación y sobreexplotación de fuentes de agua subterránea, a la restauración de humedales o a cuestiones tales como las importaciones y exportaciones de agua.

Aunque la gestión del agua es comúnmente vista como una tarea de los gobiernos nacionales o regionales, cada vez se practica más a nivel provincial o local. Las empresas e industrias también están adoptando mejores prácticas de manejo del agua con el objetivo de prosperar y ser mejores administradores de sus recursos.

Uno de los mayores obstáculos que limitan una eficaz gestión del agua es la política y la burocracia. Un ejemplo de ello puede verse en el oeste de Estados Unidos, donde el aumento de la demanda conjuntamente con la escasez hace que los funcionarios estatales y regionales cada vez más protejan sus derechos sobre el agua.

Monitoreo y Reparación de la Infraestructura

Otra de las claves en el rompecabezas respecto al ahorro de agua es la constante necesidad a nivel mundial de monitoreo y reparación de la infraestructura existente. Resulta fundamental ocuparse de las fugas en las tuberías, es decir del agua que se pierde a través de los sistemas de entrega. Estas pequeñas cantidades se convierten en cada vez mayores a lo largo del tiempo con pérdidas adicionales en las tuberías de descarga y troncales. El monitoreo del envejecimiento de la infraestructura y la creación de nuevas tecnologías, tales como las válvulas y tuberías inteligentes controladas en forma inalámbrica y ciertos dispositivos para la detección de defectos en tuberías y de fugas de agua — están ayudando a la cuestión, pero éstos deben usarse en conjunto con las políticas de gestión de los recursos hídricos que incluyan una adecuada planificación de informes y reparaciones rutinarias.

¿Cuán grande es el problema? En Estados Unidos se estima que se pierden aproximadamente 2,1 trillones de galones al año, alrededor del 16 por ciento del agua utilizada en el país diariamente – por infraestructura obsoleta y en mal estado, según un informe de 2013 elaborado por el Centro de Tecnología del Vecindario. En Europa, el valor estimado de pérdidas a través de la infraestructura existente a causa de fugas de agua es de aproximadamente €80.000 millones de euros por año, según informa el Servicio de Desarrollo de la Información e Investigación Comunitaria.

Lo que además contribuye al problema es el inadecuado o limitado financiamiento disponible para reparación o reemplazo de infraestructura. Incluso en los Estados Unidos, se necesitan inversiones de más de 1 trillón de dólares para reparar y ampliar la envejecida infraestructura de agua potable del país, según un informe de la Asociación Estadounidense de Obras Hídricas del año 2013. Las estimaciones para la reparación y modernización de sistemas de tratamiento de aguas residuales en toda el país fueron similares. La organización señaló también que el retraso en inversiones clave en reparaciones de la infraestructura aumentaron en forma dramática los costes eventuales. Para enfrentar estos problemas en algunas áreas, se ha convocado a la privatización de plantas de tratamiento de agua. El Banco Mundial, por ejemplo, estima que la cooperación público-privada disminuyó los costos por pérdidas de agua, fugas, robo y mediciones imprecisas — en un 15 por ciento.

Conservación del Agua

La conservación del agua, que presenta preocupaciones respecto a su eficiencia, es considerada fundamental para frenar la escasez de agua aunque de todas formas resulta necesario reducir la demanda. Por lo general, los esfuerzos de conservación son publicitados y alentados en tiempos de sequía, pero en realidad, la conservación es clave para mantener el equilibrio de la oferta y la demanda, especialmente en las zonas que han continuado experimentando un crecimiento de la población.

Pueden verse los esfuerzos efectivos de conservación en áreas tales como Zaragoza, España, que inició su proyecto de ahorro de agua municipal en 1997 con el objetivo de reducir el uso del agua doméstica en 1 millón de metros cúbicos por año. El efecto neto ha sido “un impacto sobre la escasez de agua” de 1.176 metros cúbicos de agua por año, según Water 2030. Esto representa una reducción del uso del agua per cápita de aproximadamente 51 litros, reduciendo de 150 litros por día en 1997 a 99 litros diarios en 2012, a pesar de que hubo un aumento del 12 por ciento en su población.

A pesar de este y otros éxitos similares, la conservación resulta golpeada con frecuencia en los medios de comunicación ambiental por ser ineficaz, especialmente ante la ausencia de una significativa política de gestión hídrica y debido a los bajos precios del agua. Kurt Schwabe, profesor de economía ambiental y política de la Universidad de California Riverside, fue citado en The Redlands Daily Facts  diciendo que los críticos afirman que incluso el éxito de las restricciones obligatorias de agua es producto “de la buena voluntad del público, y lo mismo ocurre con la probabilidad de ser capturado teniendo una mala conducta”.

El fundador de la Fundación Ambientalista de la India, Arun Krishnamurthy, señaló en The Guardian:

La mayoría de los esfuerzos de conservación comienzan con una explosión y se diluyen lentamente a lo largo de los meses o años debido a la falta de apoyo. Esto podría deberse a una falta de dinero, de sensibilización, o incluso del conocimiento necesario para seguir adelante.

En última instancia, abordar la escasez de agua en forma efectiva requiere los esfuerzos combinados de los consumidores, administradores del agua, investigadores y funcionarios públicos. Encontrar un conjunto de soluciones eficaces y accesibles es a menudo la meta. Brian Richter, director de Global Freshwater Strategies for The Nature Conservancy, le dijo a la Radio Pública de Colorado:

Se tiene que equilibrar el uso con la disponibilidad y tener en consideración el costo y la efectividad. […] La conservación del agua o la eficiencia de su uso en la industria y la agricultura son las opciones menos costosas para abordar la escasez de agua con el menor impacto sobre el medio ambiente.

¿Qué es lo que sigue?

El Grupo de Recursos Hídricos 2030 concluyó:

No hay ninguna crisis de agua de tipo individual, ni tampoco una solución simple. Diferentes países y cuencas distintas enfrentan problemas de agua específicos y únicos, a veces incluso dentro de la misma región. Con límites finitos respecto a la disponibilidad de agua local, el desafío crítico pasa por develar cómo podemos gestionar esos recursos para entregar en forma segura el agua necesaria para impulsar el crecimiento, así como para satisfacer también las necesidades de las personas y el medio ambiente.

Para obtener mayor información respecto a soluciones efectivas y personalizadas de tratamiento de agua y aguas residuales, diseñadas para afrontar sus problemas específicos de escasez de agua, por favor contacte a RWL Water con el objeto de determinar la solución de agua, aguas residuales, o reúso que mejor satisfaga sus necesidades.

Fotografía de Tom Grundy/123RF.
Fotografía de Tareq Salahuddin.

Deja un comentario