Tratamientos de Agua y Aguas Residuales para la Producción de Alimentos

RWL Slaughterhouse Verona

Se requieren muchos pasos para que en forma tradicional un grano de trigo se transforme en una rebanada de pan o en una caja de pastas. Y se necesita una gran cantidad de agua para que esta materia prima sea procesada y transformada en alimento en condiciones de llegar a sus consumidores finales.

El procesamiento de alimentos cubre un amplio rango de actividades asociadas con el proceso de llevar alimentos y bebidas saludables al mercado Abarca la producción de quesos y lácteos, procesamiento de carne, lavado de huevos, procesamiento de frutas y verduras, y embotellamiento de bebidas, entre otros tantos.

No obstante, estos procesos alimenticios requieren enormes volúmenes de agua, generando asimismo grandes cantidades de efluentes que necesitan ser adecuadamente tratados para cumplir con un amplio espectro de códigos y normas.

“Las plantas alimenticias requieren un gran volumen de agua para procesar alimentos, limpiar las plantas y eliminar productos de deshecho”, explica Henry Charrabé, Presidente y CEO de RWL Water, en una entrevista realizada por Food Manufacturing en el mes de marzo de 2012. “Toma cerca de 35 galones de agua producir solo una taza de café debido a la cantidad de agua necesaria para cultivar y procesar las semillas de café. La enorme cantidad de aguas residuales que deben ser tratadas resulta un costo oneroso para muchos fabricantes de productos alimenticios. Esta es la razón por la cual el tratamiento de agua y de aguas residuales presentan ambos un desafío y una oportunidad para los operadores de las plantas alimenticias”.

Un estudio realizado por la Universidad del Estado de North Carolina  demostró que las instalaciones de procesamiento alimenticio “están literalmente arrojando sus ganancias por el drenaje” debido a los volúmenes de agua necesarios que requieren ambos procesos, el alimento y la bebida, y la limpieza del equipamiento de la planta de acuerdo a las normas específicas de salud requeridas. Uno de los mayores desafíos para los procesadores es la demanda biológica de oxígeno (DBO) que se genera cuando el deshecho alimenticio ingresa en el agua residual. A mayor nivel de DBO en el agua residual, mayor cantidad de tratamiento es necesario.  Esto puede resultar muy costoso cuando inspectores municipales de instalaciones de aguas residuales imponen multas por exceder la DBO específica u otros límites similares.

Las municipalidades u otros organismos reguladores podrían repentinamente decidir reforzar estas restricciones, lo que hace cada vez más importante para los operadores de planta disponer de soluciones que permitan tratar en forma eficaz y rentable las aguas residuales eliminando entonces la necesidad de ampliar la planta física.

“En la medida en que la población continúe creciendo y aumente la producción de alimentos, muchas instalaciones de tratamiento municipales quedarán demasiado pequeñas para manejar lo que antes era posible”, le dijo John Norton, vicepresidente de tecnología ambiental de  BioWish Technologies, a Food Processing. “Los gobiernos de las comunidades están obligados a imponer multas por falta de actualizaciones. Plantas que descargan directamente a un cuerpo de agua se ven obligadas a garantizar políticas limpias debido a la mayor conciencia ambiental.”

“A menudo, cuando hay una situación de aguas residuales que genera una violación,” agrega Norton, “las multas suman rápidamente y la planta debe encontrar una solución en forma inmediata. Simplemente no pueden esperar a contratar a una empresa de ingeniería, adquirir financiamiento y ejecutar el proyecto.”

Tyson Foods ofrece un buen ejemplo de qué es lo que ocurre cuando las aguas residuales de una planta de producción de alimentos no están adecuadamente manejadas. Dos veces en un período de seis meses, de acuerdo a Carroll County News, la ciudad de Green Forest, en Arkansas, rechazó aceptar el agua residual de dicha planta, “y tuvo que detener la producción, obligando a los empleados a perder turnos” cuando los microorganismos de nitrificación de la planta — que se supone se alimentan del amoniaco y el oxígeno licuado, para luego expulsar residuos de nitrógeno — no estaban tratando adecuadamente el agua. En un incidente, murieron peces aguas abajo de la planta.

Entre los procesos de tratamiento de agua que podría estudiar una operación de procesamiento de alimentos están aquellos que ayudan a reducir su consumo de energía y el impacto ambiental mientras que a la vez generan ingresos a través de innovaciones con tecnologías de residuales-a-energía. Esto podría incluir procesos que utilizan la digestión anaeróbica para finalmente crear gas metano o tratamientos de reciclaje con agua aeróbica que generen agua pura que las empresas puedan utilizar como ingrediente.

Henry Charrabé, President & CEO, RWL Water Group

Henry Charrabé, President & CEO, RWL Water Group

Henry Charrabé, Presidente y CEO de RWL Water Group

Las tecnologías de biodigestor son aquellas que involucran tratamientos que pueden tomar sólidos orgánicos, biodegradables como las proteínas y el almidón, por ejemplo, los residuos de leche, jarabes y frutas de la producción de helados y convertirlos en biogás y agua potabilizada. Estas nuevas tecnologías son ambientalmente responsables: normalmente no utilizan una gran cantidad de energía ni generan excesivos residuos que requieran el gasto adicional de eliminarlos.

“Es importante que las plantas procesadoras de alimentos tomen conciencia de que se pueden beneficiar con las nuevas tecnologías, y que pueden gestionar en forma eficiente sus recursos de agua y bajar sus costos operativos”, remarcó Charrabé de RWL “En la medida en que aumente la competencia en la industria de los alimentos, se encontrará un mayor beneficio en la evaluación de nuevas opciones de tratamiento de agua y aguas residuales que ayuden a las empresas a cumplir con sus objetivos de rentabilidad económica. Históricamente, muchos operadores de plantas no tenían opción sino buscar diversos componentes y repuestos de equipamiento de múltiples vendedores. En la actualidad, grupos tales como RWL Water Group pueden brindar un completo rango de tecnologías y servicios, y de esta forma liberar a las empresas, retirando el proceso completo del tratamiento de agua de las manos de los clientes”.

Deja un comentario