Filtros de Carbón Activado

Print Friendly

Filtros de Carbón Activado

Los filtros de carbón activado pueden remover del agua un amplio rango de contaminantes.

Cuando el carbón activado entra en contacto con un líquido, retiene – o adsorbe – en su superficie uno o más componentes (átomos, moléculas, iones) presentes en el líquido. Esto es conocido como energía de adsorción. La adsorción es la responsable de la purificación, desodorización, y de la descloración del agua, así como también de otros líquidos y gases.

Su capacidad de retención de ciertos compuestos no deseados está basada en una de sus más importantes características: tiene un enorme número de poros, lo que le otorga una superficie específica de entre 500 y 1.500 metros cuadrados por gramo. Las altas temperaturas, una atmósfera especial, y la inyección de vapor durante la fabricación activan y crean la porosidad del carbón.

El cloruro y la materia orgánica son eficientemente removidos del agua mediante este proceso, y con ellos los indeseados olor, color, o sabor. La adsorción, filtración mecánica, y las reacciones catalíticas son los tres mecanismos involucrados.

Los filtros de carbón activado pueden utilizarse para la remoción de los siguientes contaminantes:

  • Compuestos inorgánicos
  • Cloruros
  • Ciertos metales pesados (cromo, mercurio, plomo)
  • Taninos
  • Compuestos orgánicos
  • Cloraminas
  • Compuestos orgánicos volátiles (VOC)
  • Agentes causantes de color
  • Agentes causantes de sabor
  • THM (trihalometanos).

Por favor contacte a nuestro equipo de ingenieros con relación a la selección del tipo de carbón activado más adecuado para su aplicación.