Tratamiento terciario de aguas residuales

Print Friendly

RWL Water se especializa en la fabricación de sistemas de filtración terciaria rápida mediante arena con flujos de hasta 300.000 galones diarios, que producen efluentes de alta calidad.

Los sistemas de filtración Tipton son ideales para la retroadaptación.

El tratamiento terciario de aguas residuales utiliza una filtración rápida mediante arena.

Los sistemas de filtración terciaria Tipton utilizan un moderno proceso de tratamiento de aguas residuales denominado filtración rápida mediante arena para limpiar los efluentes que se descargan desde los sistemas de tratamiento secundario, eliminando un alto porcentaje de BOD5 que se puede filtrar y de sólidos suspendidos con filtros de medios mezclados.

Los sistemas presentan un diseño compacto y sistemas de control de lavado y retrolavado de aire automáticos controlados por PLC. Son fáciles de instalar y simples de operar, y sus componentes de calidad los convierten en opciones ideales para la retroadaptación.

Los sistemas de tratamiento terciario de aguas residuales con mayor frecuencia se usan junto con los sistemas de tratamiento secundarios cuando se deben cumplir los límites de calidad más estrictos.

Unidades de filtración terciaria montadas de fábrica para una instalación fácil.

La filtración terciaria ayuda a cumplir con los estándares de efluentes más estrictos.

Instalación sencilla y funcionamiento automático

El sistema de filtración terciaria Tipton es una unidad prefabricada que viene montada de fábrica para una instalación fácil en su sitio de proyecto. Los principales componentes del sistema de filtros son los siguientes:

  • Celdas de filtro terciario
  • Cámara de pozo limpia
  • Bombas de retrolavado
  • Cámara de pozo de lodos con bomba
  • Controles eléctricos automáticos

La unidad de filtro terciario está diseñada para un funcionamiento automático. Cuando se descargan los sólidos desde el sistema de tratamiento secundario, estos ingresan a una de las celdas del filtro. Cuando los sólidos recolectados alcanzan un nivel indicado, el aire del sistema de control automático recorre la celda del filtro, lo que provoca que los sólidos recolectados suban hasta el nivel superior de los medios del filtro. El proceso de filtración continúa hasta que la concentración sea lo suficientemente alta para provocar un ciclo de retrolavado.

Una vez que los sólidos alcanzan un nivel de concentración demasiado grande para la filtración, el sistema de control automático activa las bombas de retrolavado para lavar con agua los medios del filtro. El agua servida se vacía en la cámara del pozo de lodo y se vuelve a reciclar en el sistema de tratamiento secundario. Una vez que se completa el ciclo de lavado, el filtro vuelve a estar en línea.

Comuníquese con RWL Water para saber cómo puede funcionar la filtración terciaria rápida mediante arena en su aplicación específica o para solicitar una cotización.